Este caso ocurrió hace un par de años, pero se ha vuelto viral de nuevo, Pedro Denis estaba paseando a su perro en Carrieres-Sur-Seine en París cuando vio un extraño bulto en la tierra.

Al acercarse notó que ese bulto era la cabeza de un perro enterrado vivo, se apresuró a desenterrar al perrito, el cual lucía sumamente débil y cansado.

La imagen puede contener: exterior

Mientras intentaba desenterrar sus patas, la mascota de Pedro consolaba a la ´pequeña perra.

No solo la habían enterrado, también le habían amarrado las patas, una vez que rescataron a la perrita le dieron agua.

Denis subió la fotografía a Facebook del rescate del can y evidenció el cruel acto, destacó que la persona responsable de este horrible caso podría pasar hasta 2 años de cárcel y pagar una multa de 30 mil euros.

IN