En febrero de este año, en el Parque Hundido, en la Ciudad de México (CDMX), un perro husky atacó a uno pequeño, raza pomerano, hasta matarlo.

El dueño del can agredido grabó el momento posterior al ataque, así como a los dueños del husky, sin correa por cierto, quienes no aceptaron su responsabilidad y atacaron verbalmente al dueño del pomerano.

Las imágenes del perro muerto y la dueña del huzky gritando se hicieron virales en redes sociales; al menos, en la Ciudad de México (CDMX), existen reglamentos y leyes de Cultura Cívica que especifican la prohibición del tránsito de animales en espacios públicos sin medidas de seguridad necesarias, esto con el fin de prevenir incidentes que afecten a otras personas o a los propios animales.

El dueño del animal debe hacerlo por el bien de su propia mascota, las leyes mexicanas que hablan sobre los animales de compañía contemplan dos tipos de obligaciones para los dueños, propietarios o responsables de un perro: libertades del animal en su alimentación, estar libre de incomodidades, de enfermedades y sobre su bienestar.

Obligaciones hacia otras personas y otros animales, y quien tenga perros y los saque a pasear a la vía pública sin correa se harán acreedores a una multa como lo contempla la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal, en su artículo 30:

  • Toda persona propietaria, poseedora o encargada de un perro está obligado a colocarle una correa al transitar con él en la vía pública. Otras mascotas deberán transitar sujetadas o transportadas apropiadamente de acuerdo a su especie.
  • Los propietarios de cualquier animal tienen la responsabilidad de los daños que le ocasione a terceros y de los perjuicios que ocasione, si lo abandona o permite que transiten libremente en la vía pública.
  • Las indemnizaciones correspondientes serán exigidas mediante el procedimiento que señalen las leyes aplicables, pero la o el responsable podrá además ser sancionado administrativamente en los términos de este ordenamiento.

En la capital del país, la sanción o multa para el dueño que saque a pasear a su can sin correa, y además no levante sus heces, lo determinará el juzgado cívico.

La sanción por esta falta será de entre 1 y 10 días de salarios mínimos, con arresto de 6 a 12 horas.

Finalmente, antes de adquirir una mascota será mejor conocer los derechos que también tienen los ‘lomos suavecitos’ por la fidelidad que otorgan a los humanos, y si ya se tiene uno en casa, con mayor razón será bueno conocer la ley y evitar inconvenientes.

IN