Un sorprendente hallazgo protagonizó un grupo de científicos internacionales en la región de Siberia luego de que se encontrara una cabeza de un lobo que data de más de 40 mil años.

La cabeza tiene un tamaño de 40 centímetros de largo, lo que equivale casi al doble de una especie actual.

Posee colmillos, pelos y su estrctura ósea junto con su cerebro están increíblemente conservados, los expertos de Rusia, Japón y Suecia lo presentaron al público donde creen que es un lobo adulto de la Edad de Hielo.

Por muchos años la región de Siberia se caracterizó por sus bajas temperaturas, pero el efecto del calentamiento global está derritiendo el hielo y la nieve, lo que está provocando que se detecten estos elementos.

 La parte superior del animal fue expuesta en el Museo Nacional de Ciencia e Innovación de Tokio, en Japón. No es el primer hallazgo relacionado por el descenso en las temperaturas.

En 2011 se logró identificar a un pequeño mamut lanudo que data de alrededor de 28 mil años.

La cabeza de lobo fue encontrada en río Tirekhtyakh, en Yakutia, por exploradores locales que buscan restos mamuts.

 El doctor Albert Protopopov afirmó a los medios locales que “algunas partes del cráneo están más desarrolladas que en los lobos modernos”.

IN