El parto puede ser uno de los momentos más tensos para una madre, y no lo es menos para los animales. Tal como sucedió con esta gatita a punto de dar a luz.

Todas las parturientas saben cuándo ese momento definitivo de traer a los hijos al mundo está a punto de llegar. Y la pobre Esparta, al no tener al padre de sus bebés a su lado, creyó que necesitaba del aliento de su dueña.

Cuando el momento ya era inminente, su dueña se empezó a percatar de un comportamiento extraño en Esparta, algo le decía que en breve traería a sus pequeños al mundo. Pero al ver un gesto totalmente adorable, empezó a grabarlo todo.

Al parecer, Esparta fue donde su mamá humana para pedirle que la fortaleciera en el parto. La gatita parecía decirle que subiera con ella para que la acaricie en esos momentos; su dueña, por supuesto que la siguió y empezó a acariciarle su pancita, tal como Esparta se lo pidió.

Era todo lo que la madre necesitaba para poder dar a luz a sus hermosos bebés: una caricia y el aliento de su humana favorita. Afortunadamente, después de tantas horas de angustia, Esparta pudo ser madre y no dejó de supervisar a sus pequeños en todo momento.

 

 La dueña de Esparta después comunicó que todos los gatitos fueron adoptados en hogares maravillosos y la madre, esterilizada.

IN