México. Yuki, un perro-lobo de 1.65 metros de altura, ha impactado en las redes sociales con su gran tamaño y docilidad.

El enorme animal vive en Shy Wolf Sanctuary, una reserva situada en Naples, en la costa suroeste de Florida, a donde fue llevado para intentar librarlo de ser sacrificado.

Yuki es 87.5% de lobo gris, 8.6% de Husky siberiano y 3.9% de pastor alemán y fue adoptado por el albergue, dedicado a rescatar lobos y perros-lobo, además de atender a animales heridos y rescatados como pumas, linces y tortugas.

Tras realizarle varios estudios y darle tratamiento, determinaron que Yuki, tenía esperanza para vivir largo tiempo y poco a poco se convirtió en la mayor atracción del santuario.

Brittany Allen, voluntaria del centro, subió a las redes sociales varias fotografías del gigantesco perro jugueteando tiernamente con ella.

AR